El secretario de Relaciones Exteriores de México, Marcelo Ebrard, precisó este miércoles ante el Senado que se presentará una segunda demanda legal por tráfico de armas provenientes de Estados Unidos (EE.UU.) la próxima semana, en el estado de Arizona (suroeste).

Para frenar el ilegal flujo de armamento proveniente de EE.UU. y contener la criminalidad, Ebrard refirió que se apelará la decisión de un juez federal estadounidense que desechó la primera demanda de México por la que se pretendía  responsabilizar a los fabricantes de armas de alto calibre.

“Lo vamos a cuestionar en la siguiente instancia, vamos a presentar la apelación para decir ‘no’, porque en el territorio mexicano la legislación que aplica en los principios jurídicos son diferentes y aquí está prohibido, no tienen inmunidad ni en México ni en ninguna otra parte del mundo”, puntualizó.

El canciller dijo que resulta “imposible reducir la violencia” con el elevado número de armas que circulan a territorio nacional, aunque señaló que en un año, el país aseguró 55.996 armas ilegales de fuego, provenientes de EE.UU.

Precisó que 21.430 de ellas fueron armas largas, lo que representa un número mayor que “que todo lo que compramos en un año oficialmente para nuestras Fuerzas Armadas o para las policías”.

El ministro mexicano precisó que las armas utilizadas por el crimen organizado son compradas en diez condados de EE.UU., particularmente en Maricopa, Arizona.

De acuerdo a la plataforma mexicana Desinformémonos, entre 2015 y 2021 en México hubo un incremento de 120 por ciento en los homicidios cometidos con armas de fuego -mientras que los homicidios con otros medios aumentaron 37 por ciento-, de las cuales 70 por ciento proceden de Estados Unidos.

Violencia a mujeres por armas de fuego

La circulación de armas fabricadas por empresas estadounidenses y trasladadas ilegalmente a México se refleja en diversos ámbitos. Según la organización feminista Intersecta, en México alrededor de cuatro de cada diez hogares tienen acceso a un arma de fuego, lo que ha incrementado la violencia contra las mujeres, dato confirmado también por Desinformémonos.

Entre 2000 y 2006, tres de cada diez mujeres asesinadas en el país morían víctimas del uso de arma de fuego, cifra que se incrementó a seis de cada diez. En estados como Colima o Guanajuato la proporción es de ocho de cada diez.

El informe Violencia de Género con Armas de Fuego en México (publicado por Intersecta y otras instituciones) mostró que aproximadamente a cinco de cada diez mujeres trans asesinadas les arrebataron la vida con arma de fuego.

Muchas de estas mujeres trans eran, antes de morir, trabajadoras sexuales, y son ellas quienes encabezan las cifras de violencia letal con arma de fuego.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *