Un video viral de YouTube deja ver el preciso momento en que un biólogo come los hongos que crecieron entre las páginas de su libro.

A través de YouTube se compartió un video viral que ha causado miles de reacciones entre los usuarios. Se trata de Merlin Sheldrake, un biólogo que cosechó y se comió las setas que crecieron entre las páginas de su escrito. Como era de esperarse las imágenes se volvieron tendencia.

Merlin Sheldrake, es un biólogo y doctor en ecología de la Universidad de Cambridge, Reino Unido. El curioso hombre encontró la mejor manera de promocionar su más reciente libro sobre hongos al dejar crecer las setas en uno de sus ejemplares. Sin duda una idea que le rendiría frutos.

Biólogo cultiva hongos en su libro y luego se los come
Biólogo cultiva hongos en su libro y luego se los come

A través de un video compartido por Sheldrake, mostró cómo quedó su libro titulado “Vida enredada” tras ser “devorado” a lo largo de tres semanas por hongos del género pleurotus. “[El libro] ha producido una asombrosa cosecha de champiñones ostra, que pienso comer y así comerme mis palabras”, mencionó el biólogo.

Frente al lente de la cámara, el especialista explicó sobre lo importantes que son los hongos y, tal como lo prometió, Sheldrake procedió a retirar las setas, los puso en un recipiente para freírlos y luego consumirlos. Las curiosas imágenes rápidamente emigraron a otras plataformas digitales.

Biólogo cultiva hongos en su libro y luego se los come
Biólogo cultiva hongos en su libro y luego se los come

El biólogo se comió los hongos

Tras ello, mediante su cuenta en Twitter, el biólogo escribió: “Estaban deliciosos: no pude saborear ninguna nota, lo que sugiere que el hongo metabolizó completamente el texto”. De acuerdo al especialista, los ejemplares del género pleurotus son considerados grandes omnívoros de la naturaleza.

Asimismo, pueden alimentarse casi de cualquier cosa que encuentren en su camino, desde petróleo crudo y colillas de cigarrillo, hasta herbicidas como el glifosato y gusanos nemátodos. “Habría sido sumamente frustrante que el hongo no se hubiera comido el libro”, agregó con humor Sheldrake.

Por edgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.