La irregular entrega de los perfiles genéticos de miles de personas desaparecidas al laboratorio privado ADN México comenzó desde 2016. Mariana García Sosa, directora comercial, era la cara más visible de la empresa.

Mariana García Sosa, directora comercial del laboratorio ADN México, era la cara más visible de la empresa, se reunía con funcionarios, así como con familias de personas desaparecidas para ofrecer los servicios de toma de muestra genética.

Para la investigación Así fue la entrega ilegal de datos genéticos de 49 mil desaparecidos, en la que participó Proceso, se documentó la forma en la que García Sosa se acercaba a las familias y cómo incluso llegó a tener acceso a nombres de las carpetas de investigación en fiscalías estatales. Buscaba a las familias por correo electrónico o redes sociales para posteriormente concertar reuniones.

En una entrevista realizada en junio de 2017 la representante comercial dijo que el gobierno federal los había buscado, pero no dio nombres o cargos en específico.

La entonces Procuraduría General de la República (PGR) encabezada por Arely Gómez alimentó la plataforma de esa empresa y, más tarde, le entregó miles y miles de datos en dispositivos USB.

Roberto Cabrera

El excomisionado nacional de búsqueda de personas, Roberto Cabrera Alfaro, habló en entrevista para esta investigación. La cita fue el 12 de noviembre de 2019, ahí Cabrera relató cómo conoció a la empresa ADN México, a la directora comercial Mariana Sosa García y el director Manuel Rey Barrera. También detalló qué fue lo que en la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas (CNBP) y lo que solicitaron a través de un convenio. También confirmó que en su entrega recepción había solicitado una auditoría a los equipos de cómputo de la comisión y al laboratorio privado.

Víctimas

Minerva Espinosa buscaba a su esposo desaparecido, tras malos manejos de la Fiscalía de Veracruz, le entregaron en cenizas lo que le dijeron era su esposo, ella preguntó al laboratorio ADN México si se podía tomar una muestra para saber si eso era cierto, le dijeron que sí.

Jorge Verástegui fue contactado por una mujer vía redes sociales, posteriormente se encontraron en un café de la Ciudad de México, ella le dijo tenía noticias de su hermano y sobrino desaparecidos, la gerente comercial de ADN México le estaba dando datos que solo la Fiscalía de Coahuila le podía proporcionar.

En el caso de Georgina Aranda las malas prácticas no cesaron, su hija Thania fue desaparecida tras regresar de una fiesta, ADN México realizó pruebas genéticas a unos restos encontrados, una muela había dado positivo con Thania, esa información fue filtrada por ADN México y la señora Georgina interpuso una denuncia por el hecho.

Expertos

Para esta investigación se consultó a diferentes expertos, Diego García Ricci especialista en privacidad y protección de datos personales señaló que no existe una ley que hable exclusivamente de los datos personales sensibles como el ADN. Por otra parte la Comisionada del INAI Josefina Román Vergara que si existiera alguna vulneración a una base de datos de una institución pública debería dar aviso al INAI, mientras tanto el director ejecutivo de la R3D, Luis Fernando García Muñoz, enfatizó que los datos personales que tienen las fiscalías no se pueden donar a un privado.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *