Jiangsu Wongpec aclaró que en ningún país donde se ha legalizado el uso de la cannabis se ha acabado el crimen organizado ni la venta en el mercado negro.

Empresarios interesados en la industria de la construcción y automotriz a partir de utilizar cáñamo de la mariguana, así como en la siembra de la semilla en territorio nacional, son susceptibles de recibir apoyos económicos en sus proyectos productivos y en la realización de los trámites legales por parte de la compañía Cannabis Trust Fund, informó su director general, Jiangsu Wongpec. En conferencia de prensa, donde se dio a conocer el encuentro Weed Trade Show 2021, el cual se llevará a cabo este viernes y sábado en el World Trade Center (WTC), Wongpec explicó que aun cuando la legislación todavía no reglamenta sobre la producción, distribución y venta de los derivados de la planta -con excepción de lo medicinal-, su empresa desea establecer un mercado cannábico en México que genere empleo, contribuya al crecimiento económico y sea sustentable con el medio ambiente. La plataforma de la industria cannábica de América Latina, como la denominó, consiste en otorgar “créditos a los empresarios que quieran empezar un negocio”, creando con la planta bloques, estilo tabiques o madedería, con lo que se pueden construir viviendas, así como piezas de automóvil resistente.

“Queremos bancarizar el sector y otorgar todos los apoyos relacionados con los trámites de permisos, para operar legalmente en el país”, dijo. “La industria cannábica en el 2025 representará 350 mil millones de dólares de recaudación fiscal y, nosotros creemos que en México, se podría beneficiar con hasta un 15 por ciento de ese monto creando proyectos productivos y expansible”, explicó Wongpec. Se pueden construir casas a partir del cáñamo, los cuales son más resistentes y ligeros. “En Estados Unidos, hay una compañía que produce ya esos bloques de cáñamo, tipo ladrillos, que son mucho más térmicos, ligeros y resistentes al clima. Por donde lo veas es mucho mejor material. “Lo mismo sucede con la madedería, el producto es un material de mayor calidad que la madera auténtica que requiere de siete u ocho años para poder tener esas madera; nosotros requerimos unas buenas sectarias de cáñamo para tener maderables en cuatro meses. Son más resistentes que la misma madera, para construir cualquier tipo de cosa. “También los coches BMW ya tienen piezas hechas de cáñamo porque son más resistente y más ligeras”, añadió.

Wongpec, CEO de Cannabis Trust Fund y líder de la Alianza Latinoamericana del Cannabis, comentó que están elaborando un censo de los campesinos que quieran participar en la siembra de la semilla para uso industrial y consumo de adultos. “En ningún país donde se ha legalizado el uso de la cannabis se ha acabado el crimen organizado ni la venta en el mercado negro. La venta en el mercado negro no termina. Hay mercado negro de tabaco, de alcohol, de medicinas, de juguetes y de ropa. El mercado negro de la cannabis no va a terminar.

El crimen organizado ha puesto sus iniciativas en otras cosas (…) venimos a ayudar a que se establezca una economía formal que ayude al país, la sociedad y a los usuarios”. De igual, manera trabajan con el Instituto Nacional de Medicina Genómica (Inmegen) para la elaboración de pruebas genéticas y determinar la cantidad de dosis que requiere una persona que decide tomar como tratamiento mariguana medicinal.

“Se trata de una prueba genética de ADN de saliva. Esta prueba de saliva se envía al instituto, el Instituto la regresa con el estudio del sistema endocannabinoide . Esto se está haciendo junto con una empresa estadunidense y el Inmegen con la finalidad de dejar de estar en el limbo en el tema de la dosificación. Eso hemos detectado que asusta al cliente final. No saber la dosificación que está recibiendo porque los mismos médicos tampoco están seguros”.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *