Audi presentó la versión más agresiva de su alineación 100% eléctrica, el RS e-tron GT, el tercero de los e-tron, pero ahora pasando de los SUVs a una alternativa que inyecta adrenalina por las características de este gran turismo, que otorga prestaciones de un auténtico super deportivo.

La marca de los cuatro aros forma parte activa en la transformación de la industria automotriz hacia la neutralidad de carbono. Hoy ofrece tres modelos de la línea e-tron totalmente electrificados que tienen prestaciones varias, donde destacan el confort, refinamiento en materiales, excelente calidad de ensamblado, pero sobre todo un despliegue tecnológico de vanguardia.

El e-tron GT es el primer Audi de propulsión cien por ciento eléctrica que se fabrica en Alemania, en la planta de Böllinger Höfe, en Neckarsulm. Al tratarse de un vehículo de producción en series limitadas, su fabricación combina procesos altamente tecnológicos, digitales, inteligentes y artesanales, además comparte la línea de montaje con el Audi R8.

Lo más sobresaliente es que todo el proceso de producción es de balance neutro en emisiones de carbono, al emplear el 100% de electricidad verde, así como una planta combinada de calor y energía eléctrica alimentada con biogás para proporcionar a la fábrica la temperatura necesario.

El Audi RS e-tron GT quattro encuentra un balance perfecto en la relación peso potencia al equilibrar el peso del banco de baterías pegado al piso, que va envuelto en una resistente carcasa de aluminio, misma que sirve de reforzamiento para la columna vertebral del habitáculo que está forjada en acero moldeado en caliente. La carrocería está construida con aluminio, y las secciones delantera y trasera igualmente cuentan con perfiles fundidos en el mismo metal.

El techo del auto está considerado en cristal de serie, pero con opción de fibra de carbono. Las formas van absolutamente enfocadas en la deportividad, arrojando la cifra de coeficiente aerodinámico, de 0.24. Como ejemplo de la orientación a un desempeño absolutamente deportivo, el alerón trasero se despliega en dos posiciones de acuerdo a las condiciones de manejo.

En la parte baja delantera, lleva a los costados dos tomas de aire regulables para el enfriamiento de los frenos, mientras que todos los carenados de la parte baja del auto, descargan en un gran difusor trasero. La forma aerodinámica termina en dimensiones exteriores de 4.99 m de largo, 1.94 m de ancho y una altura de apenas 1.41 m.

Pero para comprender más claramente por qué se trata de un auténtico bólido eléctrico, hay que tener en cuenta que la suspensión es una auténtica obra de arte que aporta argumentos de sobra para conseguir el 0 a 100 km/h en tan solo 3.3 segundos.

Se trata de una suspensión, diseñada en forma de paralelogramo deformable, donde la mayoría de sus componentes como los brazos y el sub-chasis están fabricados en aluminio. Además es neumática adaptativa para conseguir un buen nivel de confort sin dejar de lado la maniobrabilidad sacando lo mejor de sus prestaciones deportivas.

Sobre rodamientos, cuenta con frenos de disco carbo-cerámicos, recubiertos en carbono de tungsteno para un mejor rendimiento. Los rines de aluminio fundido diseñado en 5 radios dobles son de serie en 20”, pero con opción a 21”, protegidos por neumáticos de perfil bajo para altas velocidades 245/45 R20 103Y al frente, y otros 285/40 R20 108Y para el eje trasero.

Antes de pasar a las unidades de potencia, hay que hablar de la dirección, misma que actúa de manera simultánea en ambos ejes; es decir, a bajas velocidades gira discretamente las ruedas traseras en dirección opuesta a las delanteras para mejorar su precisión reduciendo al mismo tiempo el diámetro de giro, facilitando así la maniobrabilidad. Por el contrario, a altas velocidades hace que las llantas traseras giren en la misma dirección que las delanteras para una mejor estabilidad.

Es impulsado de manera bestial por dos motores eléctricos para la tracción quattro, que en su conjunto desarrollan una potencia de 598 hp, y que en modo overboost puede alcanzar un máximo de 646 hp, con un torque de 612 lb-pie. Estas unidades de potencia mueven ágilmente las 2 toneladas 347 kg, más el peso de los 5 ocupantes a bordo. Está gobernado para limitar la velocidad máxima a 250 km/h.

Finalmente, al tratarse de un eléctrico, no podemos dejar de lado el rango de autonomía. Con la capacidad del banco de baterías compuesto por 396 celdas, es de 85 kWh para un rango máximo de hasta 472 km por carga completa. Estos son solamente algunos detalles sobresalientes sobre las características y desempeño del RS e-tron GT que participa en la reinvención del coupé, pero con 4 puertas en el segmento de un gran turismo.

El precio de la única versión que se encuentra disponible para México, es de 3 millones 259 mil 900 pesos mexicanos.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *