ÁFRICA.- El cuidado por los animales y su preservación definitivamente no está en muchas personas, quienes solo se interesan por su bienestar económico, tal es el caso de cazadores que mataron a una jirafa blanca, la cual era la última ejemplar en el mundo y se encontraba en la reserva Ishaqbini Hirola, Kenia, pese a los intentos por protegerla por parte de sus cuidadores.

 

La bella jirafa era interés de muchos cazadores furtivos debido a que era el único ejemplar en su especie, pues a su madre, junto a su hermana las mataron para la venta en el mercado negro, lo que volvía aún más valiosa a este último animal.

Sus cuidadores le tenían insertado un dispositivo GPS con el cual podrían estarla cuidando las 24 horas del día, sin embargo la reserva se convirtió en muy popular con gran atracción de turistas para ver a la hermosa jirafa, lo que fue una oportunidad para que los cazadores cometieran el atroz acto.

Luego de semanas sin verla rondando por la reserva, los cuidadores decidieron irla a buscar y ver si todo estaba en orden con ella, llevándose la triste noticia de que había sido asesinada, presuntamente por cazadores furtivos.

“Este es un día muy triste para la comunidad Ijara (zona de la reserva) y para toda Kenia”, expresó Mohammed Ahmednoor, gerente de la reserva.

Por edgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.