Hasta el momento, Fonatur no ha ingresado la Manifestación de Impacto Ambiental de las obras.

A ocho meses de que el presidente de la República diera el banderazo a las obras de construcción del tramo 4 del Tren Maya, los trabajos avanzan sin autorización en materia de impacto ambiental.

El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) no ha ingresado siquiera la solicitud de evaluación del proyecto ante la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Lilia González Moreno, enlace territorial del Tren Maya, aseguró que actualmente sólo se realizan trabajos de acondicionamiento de la vía carretera.

Las obras son ejecutadas por la constructora ICA que ganó el contrato para este tramo por adjudicación directa, por tratarse de una carretera concesionada.

De acuerdo con el último reporte de Fonatur, las obras de modificación de la carretera ya presentan avance considerable. En estas últimas semanas se coloca una capa de subyacente, luego subrasante y se inicia la formación de la estructura.

También se ha avanzado con las labores de demolición de carpeta y en la construcción de obras de drenaje transversal.

De acuerdo con la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA), todas las obras de vías generales de comunicación requieren Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), misma que tiene que ser revisada, puesta a consulta pública y en su caso aprobada por la Semarnat.

¿Qué es una Manifestación de Impacto Ambiental?

La MIA es un instrumento de la política ambiental que tiene el objetivo de prevenir, mitigar y restaurar los daños al ambiente, así como la regulación de obras o actividades para evitar o reducir sus efectos negativos en el ambiente y en la salud humana.

Consiste en un estudio técnico-científico que indica los efectos que puede ocasionar una obra o actividad sobre el medio ambiente, y señala las medidas preventivas que podrían minimizar dichos efectos negativos producidos por la ejecución de las obras o actividades.

Sin embargo, Fonatur no ha cumplido con este requisito para el tramo 4.

En el caso de los tres primeros tramos del Tren Maya la MIA ya fue aprobada, tras pasar un periodo de seis meses en revisión.

Dicho instrumento generó, en su momento, diferencias con el entonces secretario de Medio Ambiente, Víctor Toledo Manzur, quien mantuvo una postura crítica al proyecto. A su salida de la dependencia, Semarnat dio luz verde a la construcción de estos tramos, que van de Palenque a Izamal.

El tramo 5, donde se espera que arranquen las obras en los próximos meses, tampoco cuenta con este requerimiento legal.

Por edgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.