El segundo lugar que atrae a grandes cantidades de este pez, es Qatar, con 250.

Los grupos de ejemplares de tiburón ballena que año con año llegan a las costas de Quintana Roo son las concentraciones más grandes del mundo, o por lo menos es lo que han podido constatar los investigadores de esta emblemática especie.

Rafael de la Parra, uno de los científicos más destacados a nivel internacional en el estudio de la especie, explicó que el Caribe mexicano es la zona más importante a nivel global para la conservación de este pez gigante, que desde 2016 ingresó a la lista roja de especies en peligro de extinción de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

En entrevista con Novedades Quintana Roo, De la Parra expuso que en la zona cercana a Isla Contoy se han documentado concentraciones de hasta 450 ejemplares de tiburón ballena, mientras que la segunda concentración más grande en el mundo se ha reportado en la Península de Qatar, en el Mar Mediterráneo, con 250.

Tiburones ballena encuentran suficiente alimento en el Caribe mexicano

Añadió que el factor principal por la que los tiburones ballena, dispersos en el Golfo de México y el Atlántico, llegan a esta región del Caribe es porque hay suficiente alimento para mantenerse por varios meses, a diferencia de otros sitios, de donde se mueven constantemente.

En Quintana Roo la llegada de esta especie cada año ha impulsado la economía de las comunidades de Chiquilá, Holbox e Isla Mujeres, quienes han desarrollado actividades turísticas de nado y avistamiento.

Pez juguetón e inofensivo

Aunque se trata de un tiburón que llega a medir hasta 18 metros de largo, es un pez inofensivo y no representa ningún peligro para quienes nadan junto a él. Es bastante cariñoso y suele ser juguetón.

Éstos están sujetos a protección especial de las autoridades mexicanas, por lo que está prohibido su aprovechamiento para consumo.

Para realizar las actividades de avistamiento y nado, los prestadores de servicio reciben capacitación y están obligados a ajustarse a un estricto programa de manejo que establece la cantidad de visitantes por día, la prohibición de acercamiento a menos de cinco metros, uso de bloqueadores solares, perturbación de la especie.

Por edgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.