Informe de la CNDH: Lideran en autogobiernos las cárceles de Reynosa y Altamira; insuficiente personal de seguridad y custodios para vigilar a 4 mil prisioneros en todo el estado

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) detectó prácticas de autogobierno o cogobierno en los centros penitenciarios de Tamaulipas, permitiendo el control absoluto de las cárceles a los presos.

De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2021 en los Centros de Ejecución de Sanciones en Reynosa Altamira registran el principal problema de ejercicio de funciones de autoridad por parte de personas privadas de la libertad.

Por su parte en Nuevo Laredo, Tula, Ciudad Victoria, Reynosa y Altamira presentan insuficiencia de personal de seguridad y custodia para vigilar a los cuatro mil 59 reos que hay en todo el estado.

Durante las visitas del personal de la CNDH a los penales de Tamaulipas se detectaron actividades ilícitas y cobros, es decir, extorsiones y sobornos, además de deficiencias en los servicios de salud, alimentación, condiciones de higiene, comedores y cocina, prevención de delitos y adicciones, y violaciones a los derechos humanos de gran parte de los reos que albergan los Cedes.

Lo anterior destaca luego que el pasado 20 de mayo fueron detenidos cuatro custodios del Cedes Victoria por elementos de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Tamaulipas por el presunto asesinato de tres internos el 16 de mayo. A raíz de ello, se registró una serie de asesinatos de celadores en distintos puntos de Ciudad Victoria.

En su informe la CNDH calificó las cárceles de Tamaulipas como unas de las 10 peores del país por las condiciones en las que se encuentran los hombres y mujeres privadas de su libertad, y sus hijos que viven con ellos.

Así, las cárceles estatales recibieron una calificación global de 5.73 sobre un puntaje de 10, solo por debajo de Oaxaca (5.68), Sinaloa (5.52) y Sonora (5.51).

Asimismo, los centros penitenciarios no cumplen con los protocolos para atender a las personas con VIH o SIDA, con discapacidad, y aquellas que pertenecen a grupos indígenas.

FALLAS

Las fallas también se extendieron a la reinserción social de los presidiarios, al detectar inconsistencias en la integración del expediente técnico-jurídico, la separación entre procesados y sentenciados, una inadecuada clasificación de personas privadas de su libertad.

Y una “inadecuada organización y registros para el cumplimiento del plan actividades e insuficiencia o inexistencia de actividades educativas”.

El informe de la Comisión determinó que solo cinco de seis centros penitenciarios facilitaron el acceso al personal de la CNDH para realizar las supervisiones para recabar los datos sobre la estancia de los reos y las personas procesadas.

Durante los recorridos se detectó que ninguna cárcel en Tamaulipas cuenta con la acreditación de la Asociación de Correccionales de América (ACA), y no cuentan con el personal suficiente para atender a los reos.

La acreditación ACA “tiene como objetivo, la dignificación y mejora de la vida de las personas privadas de su libertad, mediante el mejoramiento de la infraestructura de las instituciones penitenciarias y el reforzamiento en los controles de seguridad, con base en los estándares internacionales en la materia, esto sin dejar de mencionar que no significa que con la acreditación no se presenten violaciones a los derechos humanos de las personas privadas de la libertad”.

DESTAPA INFORME CRISIS PENITENCIARIA

Calificación que le otorgó la CDNH a los seis penales en Tamaulipas: Cuatro reprobados y dos de ´panzazo´.

  1. Centro de Ejecución de Sanciones Matamoros: 5.91
  2. Centro de Ejecución de Sanciones Reynosa: 5.57
  3. Centro de Ejecución de Sanciones Nuevo Laredo: 6.08
  4. Centro de Ejecución de Sanciones Ciudad Victoria: 5.63
  5. Centro de Ejecución de Sanciones de Altamira: 6.32
  6. Centro de Ejecución de Sanciones Tula: 4.85

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.