Durante la 17ª edición del Foro de Bratislava de GLOBSEC 2022, tuvo lugar la sesión “Quemando la cesta del pan, el impacto más amplio de la agresión rusa en Ucrania”. Euronews tuvo el placer de discutir con Eduard Heger, primer ministro de Eslovaquia, y Karl Nehammer, canciller de Austria.

La conferencia anual se ha consolidado como la plataforma líder en la región de Europa Central y Oriental. A nivel mundial, el Foro es una de las conferencias estratégicas más importantes, especialmente en el ámbito de la seguridad y las relaciones internacionales.

Desde 2020, el programa completo de la conferencia en los escenarios principales se transmite en directo en las redes sociales. Se pueden plantear preguntas a los ponentes en tiempo real a través de la aplicación GLOBSEC. Así, el público interesado también puede participar en los debates.

A los 100 días desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, aún quedan varias cuestiones por resolver a nivel internacional. Una de las preocupaciones principales, es el grano bloqueado en los puertos del país, que comienza a afectar otras partes del mundo.

La amenaza de una hambruna

“En mi opinión, no pensamos en esto al principio, cuando Putin comenzó la agresión. Vimos el impacto en Ucrania, luego empezamos a sentir inmediatamente el impacto en la Unión Europea. Pero ahora vemos cómo en realidad, yo diría, está aterrorizando a la gente en otras partes del mundo que no tienen nada que ver con esta guerra y los está empujando hacia la amenaza de una gran hambruna, que luego podría causar una gran ola migratoria. Es una gran inestabilidad”, opinó el primer ministro eslovaco.

La ONU ya ha expresado su preocupación sobre la crisis alimentaria y la seguridad alimentaria, que podría durar años si no se aborda y resuelve ahora. El secretario general las Naciones Unidas ya ha iniciado dos misiones para ayudar a crear corredores seguros, para sacar el maíz, y sólo queda garantizar la seguridad de estos corredores.

¿Confiar en Putin?

“En una llamada telefónica, el presidente Putin garantizó que los militares rusos no atacarán ningún transporte de maíz. Así que, tenemos el puerto de Odesa, por ejemplo, que estaba minado y Putin me dijo que ahora los ucranianos tienen que limpiar las minas. Y yo le dije, sí, es una buena idea, pero tiene que garantizar que las fuerzas armadas rusas no atacarán el puerto de Odesa. Me dijo que lo garantizaría. Pero esto son sólo palabras. No sabemos si es verdad o no”, contó Karl Nehammer.

“La cuestión siempre es si hablas con el presidente de la Federación Rusa, hasta dónde podemos confiar en él”, agregó el canciller.

Según Heger, Putin ha convertido el alimento en un arma. Ante la pregunta de si el bloqueo de las exportaciones marítimas podría ser utilizado como palanca  Una que estaría utilizando como palanca para levantar las sanciones, ambos mandatarios coincidieron en que son dos cuestiones diferentes.

“En realidad no hay negociaciones porque Vladimir Putin no permite negociar con nadie. No está negociando. Tenemos que darnos cuenta de que no está negociando. Está llevando a cabo su plan. No he visto ninguna señal de esperanza de que vaya a negociar”, dijo Eduard heger.

Los países africanos olvidados por la solidaridad

En lo que concierne la agresión contra Ucrania y el apoyo de las sanciones a Rusia, varios países africanos han permanecido neutrales. A pesar de que son los principales afectados por el bloqueo del grano, y el acceso a los fertilizantes rusos. Nehamer explica que la fuerte solidaridad Europea hizo un contraste con los países africanos que también han vivido sus propias crisis.

“Cuando empezó la guerra contra Ucrania, la solidaridad en Europa fue realmente fuerte y creo que por primera vez mostramos realmente unidad contra la agresión rusa. Pero el mundo nos observó en ese momento y los Estados africanos dijeron: ‘oh, qué interesante, si pasa algo en Europa sois solidarios. Os mantenéis fuertes. Tuvimos tantas crisis en África los años anteriores. ¿Dónde estaban? ¿Cuánto vale una vida en África en comparación con Europa?’ Y creo que tenemos que pensar en eso. La razón por la que no apoyan esto es porque dicen: ‘Ah, ahora vienen, ahora quieren que apoyemos las sanciones contra la Federación Rusa. Pero nosotros también necesitamos el maíz ruso. Necesitamos los fertilizantes rusos, así que ¿por qué vamos a hacer eso?’ Creo que tenemos que mostrar nuestro interés al continente de manera que nos crean”, explicó el canciller de Austria.

La unión necesita extenderse más allá de Europa. Por lo que es necesario que tanto los países africanos, como Estados Unidos, e India, formen parte de la solución, opinó Heger:

“Especialmente porque la crisis alimentaria es la primera etapa de una crisis de seguridad y no queremos eso. Por eso tenemos que conseguir que se involucren y creo que eso ayudará. Se implicarán”.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *