Varias capitales europeas,  como Madrid,  París, Roma, Berlín y Moscú fueron escenarios de las movilizaciones obreras.

Diferentes movilizaciones de centrales obreras se registraron este domingo en varias capitales europeas con motivo del Día Internacional de los Trabajadores.

En España, miles de trabajadores se manifestaron convocados por los sindicatos mayoritarios para celebrar el avance de los derechos laborales, aunque urgieron subidas salariales y otras medidas para compensar los perjuicios de la inflación.

En la manifestación de Madrid de este Primero de Mayo, los líderes sindicales advirtieron de que “queda mucho por conseguir”, por ejemplo en relación con las causas e indemnizaciones de los despidos, y a pesar de la subida del salario mínimo (SMI) o la ley por la que los repartidores autónomos de las plataformas digitales pasan a ser asalariados.

El febrero pasado, el Gobierno pactó con los sindicatos elevar el SMI hasta los 1.000 euros (1.050 dólares) en 14 pagas, negociación que concluyó sin el acuerdo de la patronal.

En Francia, los sindicatos que organizaron esta concentración llaman a protestar contra la inflación, la brecha salarial y luchar por elevar el nivel de vida. Además, instan a prestar mucha atención a la emergencia climática y exigen prestaciones sociales.

Tradicionalmente, los franceses organizan el 1 de mayo manifestaciones y diferentes eventos, pero en estos dos últimos años lo han celebrado a menor escala debido a la pandemia.

En Francia, donde la festividad de los trabajadores se utilizó como una suerte de grito de guerra contra el presidente recién reelegido, Emanuel Macron.

Las manifestaciones del Primero de Mayo, una semana después de las elecciones presidenciales francesas, tienen como objetivo mostrar a Macron la oposición que podría enfrentar en su segundo mandato de cinco años.

En Italia, los trabajadores salieron a las calles para reclamar mejoras salariales, protección del ingreso familiar, así como pedir por la paz en Europa.

La Plaza de San Francisco, en la ciudad de Asís, fue sede del acto convocado por las principales centrales sindicales italianas con el lema “Al trabajo por la paz”.

Trabajadores de diferentes sectores expusieron sus reivindicaciones antes de las intervenciones de los secretarios generales de la Unión Italiana del Trabajo, Pierpaolo Bombardieri; Confederación Italiana de Sindicatos de Trabajadores, Luigi Sbarra; y la Confederación General Italiana del Trabajo, Maurizio Landini.

En Rusia también se celebró el Día de la Primavera y del Trabajo con mítines, conciertos y marchas de sindicatos y partidos en regiones donde mejoraron las condiciones epidemiológicas, después de dos años de pausa por la Covid-19.

La festividad en Moscú fue acompañada por un rally automovilístico de la Federación de Sindicatos Independientes de Rusia (FNPR) en apoyo a las acciones de la dirección del país en Ucrania.

Las celebraciones del Primero de Mayo de este año en Alemania se han centrado este domingo en la invasión rusa de Ucrania junto a las cuestiones sociales más tradicionales asociadas al Día Internacional del Trabajador.

El canciller, Olaf Scholz, ha avisado que la guerra en Ucrania podría provocar una crisis alimentaria mundial durante su intervención en un mitin celebrado por la Confederación Alemana de Sindicatos (DGB) en Düsseldorf.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.