Se encuentran ubicados los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Puerto Morelos y Tulum y suman una superficie de 535 hectáreas

La Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu) informó de la expropiación de 231 terrenos ubicados en una superficie de 535 hectáreas en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Puerto Morelos Tulum, en Quintana Roo, por ser considerados de utilidad pública para el Tren Maya, una de las obras insignia del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO).

Se declara de utilidad pública el desarrollo del Proyecto Tren Maya, en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad, Puerto Morelos y Tulum, que se materializará en la construcción de obras de infraestructura pública”, así lo señala el decreto expropiatorio publicado el viernes en el Diario Oficial de la Federación (DOF).El municipio de Solidaridad fue en donde se expropió el mayor número de “inmuebles útiles para el Tren Maya” con 112, seguido de Tulum, con 77 terrenos, Puerto Morelos con 40 y Benito Juárez, con dos.

“Los inmuebles referidos en párrafos anteriores son apropiados e idóneos para la construcción y el funcionamiento integral del Proyecto Tren Maya, por lo que resulta necesario expropiar los inmuebles de propiedad privada localizados en la superficie del Tramo 5 Norte y Tramo 5 Sur señalados con antelación”, indica.

El Tramo 5 Norte que se ubica en Cancún y Playa del Carmen, tiene una longitud aproximada de 43.3 kilómetros, mientras que el Tramo 5 Sur localizado en Playa del Carmen y Tulum, abarca una longitud de 60.3 kilómetros.

De acuerdo con la Sedatu, el tramo traerá beneficios a quienes habitan y trabajan en los municipios, ya que se contará con mayor acceso a los servicios de salud, educación y deportivos.

“El proyecto adquiere relevancia toda vez que la Península de Yucatán es de gran importancia para el país (…) por sus actividades productivas, como las relacionadas con el sector petrolero y turístico”, destacó el decreto.

“La región cuenta con niveles de bienestar precarios y con índices de pobreza superiores a la media nacional y los beneficios que se obtienen de las actividades antes citadas no se han distribuido de una manera correcta”, puntualizó el anuncio.

En el decreto firmado por el titular de la Sedatu, Román Meyer Falcón, se resaltó que ya tienen acuerdos con propietarios del 70% de los predios para que el gobierno federal compre los inmuebles.

El 30% restante está en proceso de negociación por lo que, en caso de que la expropiación sea necesaria, se realizará sobre aquellos inmuebles cuyos titulares se desconocen. El proceso de adquisición de tierras se ha conducido con total transparencia y legalidad, respetando el derecho de los propietarios de los inmuebles objeto de la declaratoria. El proceso de obra, trazo y desarrollo del Tren Maya corresponde a Fonatur”, puntualizó el texto.

Además, se precisó que “esta declaratoria de utilidad únicamente señala las fracciones de los inmuebles que pueden ser utilizados para la construcción del proyecto y no implica en ningún momento expropiación inmediata”.

Esta es la segunda expropiación de terrenos que hace la Sedatu en beneficio de la construcción del Tren Maya, toda vez que el pasado 17 de enero, la dependencia anunció la intención de adquisición de 198 inmuebles localizados en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad y Puerto Morelos, en Quintana Roo.

Cabe recordar que el pasado 11 de enero, Rogelio Jiménez Pons dejó de encabezar el Proyecto del Tren Maya y la dirección del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), para ocupar inmediatamente el cargo de subsecretario de Transporte de la Secretaría de Infraestructura, Comunicaciones y Transportes (SICT). En su lugar llegó Javier May, quien hasta ese momento se desempeñaba como titular de la Secretaría del Bienestar.

Días después, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que uno de los factores de este movimiento fue “la falta de compromiso” con ese proyecto que presentaba un retraso de obra.

“Es que necesitamos terminar estas obras y necesitamos responsables que estén comprometidos por entero, que no se detengan ante nada, y que se apliquen a fondo. El método de trabajo para poder llevar a cabo una obra se requiere un mando, y se requiere una supervisión permanente constante”, dijo López Obrador a pregunta expresa de los motivos de la salida de Jiménez Pons.

“Lo lamentamos mucho, nos da pena, pero por encima de todo está el interés superior, el interés del pueblo y de la nación, y nosotros tenemos un compromiso con la transformación del país. Podemos querer mucho a una persona, pero si esa persona no se aplica, no se entusiasma, no tiene las convicciones suficientes, no interioriza que estamos viviendo un tiempo histórico (…) si está pensando que es la misma vida rutinaria del gobierno, que todo es ortodoxo, plano, que no importa que se pase el tiempo, entonces no está entendiendo que una transformación es un cambio profundo, una revolución de las conciencias”, puntualizó.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *