La NASA tiene la intención de seguir operando la Estación Espacial Internacional (ISS, en inglés) hasta finales de 2030, después de lo cual se estrellaría en una parte remota del océano Pacífico conocida como Punto Nemo, según los planes recientemente publicados que esbozan su futuro.

Lanzado en 2000, este laboratorio espacial ha orbitado a 227 millas náuticas (unos 420 kilómetros) por encima de la Tierra con más de 200 astronautas de 19 países diferentes que han estado a bordo, lo que representa una presencia humana continua en el espacio.

Tensión entre EE.UU. y Rusia por Ucrania podría llegar a la Estación Espacial Internacional

La NASA dijo que las plataformas espaciales operadas comercialmente sustituirían a la ISS como espacio de colaboración e investigación científica en el espacio.

“El sector privado es capaz de desarrollar y operar destinos comerciales en la órbita terrestre baja, con la ayuda de la NASA. Esperamos compartir nuestras lecciones aprendidas y nuestra experiencia en operaciones con el sector privado para ayudarles a desarrollar destinos seguros, fiables y económicamente eficientes en el espacio”, dijo Phil McAlister, director de espacio comercial en la sede de la NASA en un comunicado.

La Estación Espacial Internacional fotografiada desde el SpaceX Crew Dragon Endeavour durante un vuelo el 8 de noviembre de 2021.

“El informe que hemos entregado al Congreso describe, en detalle, nuestro plan integral para garantizar una transición sin problemas a los destinos comerciales después de la retirada de la Estación Espacial Internacional en 2030”, agregó.

Cementerio espacial en el Pacífico

En el Informe de Transición de la Estación Espacial Internacional, la NASA dijo que el plan era que la ISS cayera a la Tierra en una zona conocida como Área Deshabitada del Océano Pacífico Sur, también conocida como Punto Nemo. El informe decía que su estimación supone que la desorbitación se produciría en enero de 2031.

Llamado así por el submarinista de la novela de Julio Verne “Veinte mil leguas de viaje submarino”, el Punto Nemo es el punto del océano más alejado de tierra firme y ha sido una tumba acuática para muchas otras naves espaciales.

La zona se encuentra a unos 4.800 kilómetros de la costa oriental de Nueva Zelandia y a 3.200 kilómetros al norte de la Antártida, y se calcula que naciones que operan programas espaciales como Estados Unidos, Rusia, Japón y los países europeos han hundido allí más de 263 piezas de basura espacial desde 1971.

Mira cómo comprar obras de arte fuera de este mundo 1:02

El informe dijo que la ISS realizaría maniobras de empuje que garantizarían una “entrada segura en la atmósfera”.

Tercera década para la Estación Espacial Internacional

La ISS no se dormirá en los laureles durante los próximos ocho años. Según el informe, los objetivos de la NASA para la próxima década incluyen usar la ISS como “análogo para una misión de tránsito a Marte”.

“La Estación Espacial Internacional está entrando en su tercera y más productiva década como plataforma científica innovadora en microgravedad”, dijo Robyn Gatens, director de la Estación Espacial Internacional en la sede de la NASA, en el comunicado.

“Esta tercera década es la de obtención de resultados, basándonos en nuestra exitosa asociación global para verificar las tecnologías de exploración e investigación humana para apoyar la exploración del espacio profundo, seguir devolviendo beneficios médicos y ambientales a la humanidad, y sentar las bases para un futuro comercial en la órbita terrestre baja”.

“Esperamos maximizar estos retornos de la estación espacial hasta 2030 mientras planificamos la transición a los destinos espaciales comerciales que vendrán después”.

Así recibieron el 2022 los astronautas en Estación Espacial Internacional 0:46

La estación espacial ha sido el escenario de muchas primicias científicas. El primer artículo que se imprimió en 3D en la estación espacial se produjo en 2014. La astronauta de la NASA Kate Rubins secuenció el ADN en el espacio por primera vez en 2016. Y el quinto estado de la materia, llamado condensado de Bose-Einstein, fue producido en el espacio por el Laboratorio de Átomos Fríos de la NASA en la estación en 2018.

Los astronautas han aprendido a cultivar lechugas y verduras de hoja verde en el espacio. La primera ensalada cultivada en el espacio fue probada por los astronautas en 2015. Ahora, incluso están cultivando rábanos y chiles en la estación. Esto podría servir para que algún día los astronautas cultiven sus propios alimentos en las misiones al espacio profundo.

China, cuyos astronautas llevan mucho tiempo excluidos de la ISS, lanzó el año pasado el primer módulo de su proyectada estación espacial. Aunque no es tan grande como la ISS, se espera que la estación espacial china esté plenamente operativa a finales de este año.

Rusia ha dicho que abandonará el proyecto de la ISS en 2025 y que planea construir su propia estación espacial, que podría lanzarse en 2030.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *