Horas después del anuncio de su lanzamiento, los internautas han logrado acceder a ella a través de otra dirección online

La red social de Donald Trump, Truth, se ha estrenado con un hackeo masivo. En realidad, Truth todavía no está operativa, pero en las horas posteriores al anuncio de su lanzamiento, los internautas han logrado acceder a ella a través de otra dirección online y han causado estragos. El redactor de la web de tecnología ‘The Daily Dot’, Mikael Thalen, se ha registrado en Truth bajo el nombre ‘donaldtrump’, mientras que Drew Harwell, del ‘Washington Post’, se ha hecho con el nombre ‘mikepence’, que es del quien fuera vicepresidente con Trump. Pocas horas después de que se produjeran esas gamberradas, el link que permitía entrar en la red social era sido borrado. Presumiblemente, esos falsos nombres serán, también, eliminados.

Truth es parte de la nueva empresa del ex presidente, Trump Media & Technology Group. Si no hay más fallos, la plataforma empezará a funcionar en ‘beta’ -es decir, de manera experimental- el mes que viene, y sólo admitirá miembros por invitación, aunque planea ser plenamente operativa en el primer trimestre de 2022. Su anuncio llega diez meses y medio después de que Trump fuera expulsado de Facebook, YouTube, Twitter, Reddit, y las demás grandes redes sociales de EEUU.

Muy en el estilo del historial empresarial de Trump, el anuncio de su lanzamiento ha estado marcado por la retórica grandilocuente y la ausencia de detalles. Lo primero queda de manifiesto en los objetivos de la plataforma: “Crear una alternativa al consorcio de medios de izquierdas” y “luchar contra la tiranía del ‘Big Tech'”, que es el nombre que reciben las grandes tecnológicas de Silicon Valley (paradójicamente, en las ‘Big Tech’ hay algunos grandes financiadores de Trump, como el miembro del consejo de administración de Facebook Peter Thiel). Las funcionalidades de Truth serán las habituales en las otras redes sociales.

Los detalles se acaban, sin embargo, al hablar del modelo de negocio. Trump Media & Technology Group no ha explicado de dónde va a obtener ingresos. Sí ha dicho que saldrá a bolsa por medio de una fusión con la SPAC (‘Compañía Especial con Propósito de Adquisición’, también llamada ‘compañía de cheque en blanco’) DWAC. Las SPAC se han convertido en uno de los instrumentos más utilizados para salir a Bolsa en EEUU desde que llegó el Covid-19. Son empresas que salen a cotizar sin ninguna actividad, pero que se comprometen ante sus accionistas a llevar a cabo una o varias adquisidores en un periodo de que normalmente es dos años. Así pues, lo que haría DWAC es fusionarse con Trump Media & Technology Group.

La popularidad de Donald Trump entre su base, y su capacidad para atraer audiencias, pueden ser las claves del éxito de la iniciativa. De hecho, las acciones de DWAC subían ayer un increíble 50% tras el anuncio, posiblemente por la afluencia de pequeños inversores que son simpatizantes de Trump.

Normalmente, los anuncios de productos financieros suelen ir acompañados de una coletilla del estilo “rentabilidades pasadas no garantizan rendimientos futuros”. En el caso de Trump, la frase debería ser al revés: “Fracasos pasados no implican desastres futuros”. Trump ha suspendido pagos seis veces, siempre con empresas de casinos, y, además, ha fracasado en trece iniciativas empresariales, que incluían filetes de ternera, vodka, juegos de mesa, aerolíneas, agua mineral, servicios financieros, universidades, y equipos ciclistas.

Por admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.