ESPAÑA.- Después de que el pasado lunes el Ministerio de Sanidad decidiera suspender la vacunación con las dosis de la vacuna de AstraZeneca. Se trata de una profesora, que diez días después de haber recibido la vacuna, ha perdido la vida por una hemorragia cerebral masiva. A pesar de que fue al hospital con fuertes dolores de cabeza y de que se le realizó una cirugía para drenar la sangre, el equipo médico que realizaba la intervención descubrió que además la mujer sufría un edema cerebral. Finalmente no pudieron salvar su vida.

 

La mujer era profesora de un instituto de Marbella, donde daba clases de matemáticas. Tenía dos hijos, de dos y ocho años. En el centro donde impartía la docencia afirman que están en estado de shock, que aún no pueden asimilar la noticia de la pérdida. Además, la mujer no tenía patologías previas, y la autopsia ha descartado que tuviera coronavirus. Lo que no se ha determinado aún es si la causa de la muerte tiene relación con la dosis de la vacuna de AstraZeneca que se le administró.

Pero ha habido otros casos de personas que han tenido patologías después de recibir la dosis de la vacuna de AstraZeneca en nuestro país. El primer caso se dio a conocer el pasado lunes, pero hoy ya se conocen más casos. Al menos cinco agentes de las Fuerzas de Seguridad del Estado han sido ingresados por trombos después de haber recibido la vacuna.

Un policía de Valencia ha sido ingresado por un tromboembolismo pulmonar, después de recibir la dosis y acudir al hospital por su propio pie por un dolor en la pierna. Después de ser tratado y volver a su domicilio, regresó al hospital y fue ingresado debido al empeoramiento de la situación. Otro agente de 45 años, que también trabaja en Valencia, fue encontrado en su casa inconsciente. Se encuentra ingresado en un hospital, después de haber sido trasladado de urgencia.

También un Guardia Civil, un agente de Baleares y un Ertzaintza han sido ingresados por casos similares. Se desconoce si existe una relación entre la vacuna de AstraZeneca y estos casos de trombos.

Por edgar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *